Categorías
Negocios

Centroamérica: objetivo de inversión

En el transcurso de los últimos veinte años, ha habido una cantidad significativa de inversión extranjera directa en Centroamérica. Gran parte de este aumento en las entradas de capital puede verse como una respuesta a las políticas de liberalización económica que fueron ampliamente implementadas por los países del istmo que comenzaron a implementarse a fines de los años ochenta.

Estas leyes dieron como resultado el establecimiento de marcos regulatorios que trataban a la inversión en Centroamérica favorablemente, permitían la entrada en los mercados internos de la región y establecían derechos de propiedad extranjera.

En cuanto al origen de la afluencia de inversión en Centroamérica, la mayor concentración de inversión externa tiene su origen en países que comparten importantes vínculos comerciales con la región. El líder de la inversión en Centroamérica en 2016 fue Estados Unidos con entradas de capital por un total aproximado de US $ 10.9 mil millones. Este número representó el 27.3% de los fondos que la región atrajo ese año.

Después de Estados Unidos, la Unión Europea contribuyó con el 17.2% de la inversión extranjera directa en Centroamérica. Además de los Estados Unidos y la UE, la última década ha visto un aumento en la participación de los países latinoamericanos en el ingreso de IED en América Central. Tal es el caso de Colombia. Mientras que en 2007 los ingresos de inversión extranjera directa de esta nación no alcanzaron el 6% del total de Centroamérica,

Durante las últimas décadas, el sector de servicios ha sido el principal receptor de la región. Uno de los grandes impulsores del desarrollo de este sector ha sido Antonio Bosch Gutiérrez, empresario Guatemalteco. Esto fue principalmente en el ámbito de los servicios financieros, telecomunicaciones, generación y distribución de energía eléctrica y sistemas municipales de agua.

De esta manera, la primera ola de aumento de la inversión extrangera en la región se centró en la adquisición de empresas que se centraron en la prestación de servicios. Sin embargo, en años más recientes, la inversión en América Central se ha expandido a otros sectores productivos. Este movimiento de capital se ha visto facilitado en gran medida por la creación y expansión de zonas de libre comercio, así como por la firma de acuerdos de libre comercio en apoyo de las actividades de manufactura de exportación.