Pollo Campero y la pandemia 2020

Actualmente en Pollo Campero, la pandemia obligó a acelerar la transformación digital en los restaurantes de Corporación Multi Inversiones. Triplicaron la demanda durante los cinco meses que duró el confinamiento en el país y en la región, comentan los Bosch de Guatemala.

Las medidas de contención provocaron una reinvención permanente: el servicio a domicilio “explotó” y se implementó un nuevo sistema telefónico, según ejecutivos.

El crecimiento exponencial del servicio a domicilio durante la pandemia es evidente para la mayoría de los negocios en Guatemala. Especialmente los restaurantes fortalecieron ese canal.

Un ejemplo de adaptación al cambio y reacción en su omnicanalidad son los restaurantes Pollo Campero, que forman parte de Corporación Multi Inversiones (CMI).

Para una de las corporaciones más grandes del país, la gestión de riesgo es fundamental para manejar una crisis como la que vive el mundo actualmente, y mitigar el impacto es una premisa, pero lo más importante es velar por el bienestar de los 40 mil colaboradores que la integran.

Visión y estrategia

José Gregorio Baquero, gerente general de Alimentos en CMI y Ricardo Castillo, director general de CMI restaurantes Centroamérica comparten con Prensa Libre su experiencia y las estrategias que los ayudan a caminar en el sendero de la “nueva normalidad”.

Pollo campero 2021

¿Cómo califica la respuesta de la corporación ante la pandemia?

Baquero: La pandemia no nos tomó por sorpresa porque desde finales del 2019 ya se contaba con un protocolo bien establecido de lo que se debía hacer en caso de llegar el virus al país, y a finales de febrero ya se habían implementado a todo nivel, además, con tiempo nos abastecimos de productos de higiene y limpieza que estaban ya contemplados dentro del plan.

¿Cómo fue la reacción ante las restricciones y el cierre se servicio en mesa?

Baquero y Castillo: Las reglas comenzaron a cambiar muy rápido, cada 15 días había nuevas medidas y esto provocó una reinvención permanente, se cierra el servicio en mesa y todo el esfuerzo se volcó a la estrategia del servicio para llevar y el servicio a domicilio “explotó”, por esa razón se implementó un nuevo sistema telefónico.

En el tema de servicio a domicilio, ¿de cuánto fue ese crecimiento?

Castillo: Los fines de semana de encierro ayudaron a tener horarios en que se disparaban los pedidos a domicilio. Oscilaban entre las 12 y 14 horas, y a lo largo de estos cinco meses este canal se triplicó tanto en volumen como en ventas.

¿Cómo cambió la fuerza laboral y flotas de motocicletas?

Castillo: Definitivamente con la explosión del servicio a domicilio y la nueva planta telefónica se contrataron más teleoperadores, también, motoristas repartidores, además, se reafirmaron las alianzas con las aplicaciones tecnológicas de servicio a domicilio y tercerizamos otros servicios en Pollo Campero, por lo tanto, nada es estático, siempre estamos en constante reinvención.

Pollo campero 2021

¿Cuántos puntos de venta hay en toda la región? ¿Fue generalizada la adopción tecnológica?

Baquero: Manejamos 100 mil puntos de venta en toda la región y, efectivamente, se volcaron al 100% la televenta y los canales digitales de Pollo Campero.